consultoría en educación

Los estándares de la educación pública de El Salvador son más que deficientes: los colegios están faltos de material escolar y los profesores tienen una formación limitada.

Según datos oficiales del Gobierno, solo cuatro de cada 10 niños y niñas que entran a la escuela en primer grado llega hasta al bachillerato. Apenas el 3,8% de los salvadoreños entra en la Universidad. Los malos resultados en los estudios se evidencian también en la Prueba PAES, examen que realizan todos los alumnos del país al acabar el bachiller. Desde su implementación en 1997, la nota global de los centros públicos en esta prueba siempre ha sido suspensa (inferior a 6).

Por ello, desde la Fundación Padre Arrupe trabajamos para elevar el nivel académico de la educación pública salvadoreña. Trabajamos con instituciones locales e internacionales para ampliar el alcance de nuestra ayuda.