DISCURSO INAUGURAL DEL CONCIERTO DE FÁBULA

Buenas días amigos, colaboradores y estimado público,


Muchos de vosotros ya me conocéis, soy Aurora de Rato Salazar-Simpson, presidenta de la Fundación Padre Arrupe, entidad sin ánimo de lucro que ha organizado este concierto.


Os doy la bienvenida a un “Concierto de fábula”, en la que disfrutaremos acercando la música clásica a los más pequeños de la casa de la mano de Santiago Segura como narrador de excepción, con la magnífica batuta de Silvia Sanz Torre, con la interpretación de la prestigiosa Orquesta metropolitana de Madrid y, cómo no, con la participación del coro Talía.


La Fundación Padre Arrupe es una fundación familiar, con más de 25 años de andadura, que tiene un colegio y una clínica asistencial en El Salvador. Ambas instituciones las gestionamos directamente y sin intermediarios.


Los fondos que obtenemos de eventos como éste nos sirven para seguir educando en la excelencia académica y humana a más de 1500 niños en riesgo de exclusión social y para dar cobertura sanitaria de calidad a más de 60.000 pacientes al año en dicho país centroamericano. Me gustaría señalar que el 100% de nuestros alumnos están becados.


Todos los que estamos aquí somos padres, tíos o abuelos y sabemos la importancia de una buena educación. Gracias a ella somos libres para decidir, libres para elegir y libres para ser nosotros mismos. Y queremos que nuestros hijos también lo sean. En El Salvador esa libertad se ve completamente mermada cada día por la falta de oportunidades, la pobreza, la escasez de recursos y las altísimas tasas de violencia y abuso que rodean a nuestros alumnos. En el año 2015, El Salvador fue el país en paz más violento del mundo. Para nuestros alumnos el colegio no sólo supone un “Oasis de Paz”, como suelen referirse a nosotros, en el que crecer, aprender y desarrollarse, sino que también es su forma de mejorar su vida, de tener oportunidades y en definitiva de poder elegir un futuro mejor.


La educación no sólo nos ofrece conocimientos, sino que nos forma como personas. Gracias a la ayuda que todos ustedes nos brindan colaborando con conciertos como éste, con donaciones puntuales o haciéndose socios, 1500 niños salvadoreños tienen una nueva oportunidad en la vida que sin su importante apoyo no sería posible.


Antes de acabar me gustaría agradecer de forma muy especial a Santiago Segura su desinteresada colaboración con la Fundación y con este concierto. Gracias a gente como él proyectos como éste abren sus puertas cada día.


Ya no les robo más tiempo, muchas gracias a todos, y que comience este sábado de fábula.


Aurora de Rato Salazar-Simpson

Presidenta de la Fundación Padre Arrupe


Así disfrutamos del concierto:



5 visualizaciones0 comentarios